Resumen de derecho ambiental en Canadá

Regreso a la página Resumen de derecho ambiental en América del Norte

chapitre:  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25

17 Conservación de la diversidad biológica y la vida silvestre

 

You are currently analyzing candian documentation  comparar Mexico  comparar Mexico



Arriba Arriba


17.1 Instituciones competentes en materia de biodiversidad

 

You are currently analyzing candian documentation  comparar Mexico  comparar Mexico



La Constitución canadiense señala que tanto el gobierno federal como los gobiernos provinciales tienen jurisdicción en materia de protección de la fauna y la flora.

Aunque esta materia es principalmente de jurisdicción provincial, el gobierno federal se ocupa de las aves migratorias y de otras especies migratorias, así como de las especies amenazadas de interés nacional, por intermedio del Servicio de Vida Silvestre de Canadá (Canadian Wildlife Service o Service canadien de la faune) del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá (Environment Canada o Environnement Canada). El Ministerio de Pesca y Océanos de Canadá (Fisheries and Oceans Canada o Pêches et Océans Canada) se ocupa de la aplicación de los reglamentos sobre peces, mamíferos marinos y otras especies marinas.

Los ministerios provinciales de medio ambiente y vida silvestre tienen autoridad sobre el resto de la fauna y la flora, incluidas las especies amenazadas. En términos generales, las leyes provinciales sobre la fauna y la flora otorgan la facultad de establecer áreas protegidas para preservar importantes poblaciones de fauna y flora.

Arriba Arriba


17.2 Protección y manejo de la flora y la fauna silvestres

 

You are currently analyzing candian documentation  comparar Mexico  comparar Mexico



La Ley de Especies Silvestres de Canadá (Canada Wildlife Act o Loi sur les espèces sauvages du Canada), administrada por el Servicio de Vida Silvestre de Canadá, es la ley federal más importante en esta materia. En 1994, fue modificada de modo que reflejara la mayor importancia otorgada a la biodiversidad. Ahora esta ley trata del conjunto de especies de animales silvestres, plantas y otros organismos y establece reservas nacionales de fauna donde se restringe el ejercicio de ciertas actividades que pueden ser nocivas para la vida animal y vegetal y que exigen la elaboración de planes de gestión. Por su parte, el gobierno federal se ocupa de manejar la fauna y la flora en las tierras que le pertenecen, reglamenta el comercio de especies animales y vegetales y estudia los impactos sobre la flora y la fauna mediante procedimientos de evaluación ambiental.

La gestión de las aves migratorias y su hábitat se realiza de conformidad con la Convención para la Protección de Aves Migratorias de 1916 (Convention for the Protection of Migratory Birds o Convention internationale concernant les oiseaux migrateurs), celebrada entre Canadá y Estados Unidos, y la Ley de la Convención sobre Aves Migratorias de 1994 (Migratory Birds Convention Act o Loi fédérale sur la Convention concernant les oiseaux migrateurs), de alcance federal. El Servicio de Vida Silvestre se ocupa de los asuntos relativos a las aves migratorias estableciendo santuarios y controlando las actividades de caza. Por ejemplo, en 1997 Canadá modificó su Reglamento sobre Aves Migratorias (Migratory Birds Regulations o Règlement sur les oiseaux migrateurs) para prohibir el uso de cartuchos de plomo y así reducir el número de casos de envenenamiento por plomo.

Otro programa orientado a la protección de las aves migratorias es el proyecto conjunto en la costa del Pacífico. Este programa se elaboró conforme al Plan para el Manejo de las Aves Acuáticas de América del Norte (North American Waterfowl Management Plan o Plan nord-américain de gestion de la sauvagine). Se trata de una colaboración entre varias dependencias públicas y organizaciones no gubernamentales de Columbia Británica, Washington, Oregon y California, que tiene por objeto la preservación de hábitats para fines migratorios. México también se adhirió a este plan.

Las leyes provinciales sobre la fauna y la flora reglamentan la caza y la pesca en agua dulce mediante sistemas de licencias y permisos. Los guías y tramperos también suelen estar sujetos a las disposiciones sobre la obtención de una licencia o permiso. Normalmente se exigen licencias y permisos tanto para la posesión de especies animales y vegetales como para su importación o exportación. Varios actores intervienen en la protección y el manejo de la fauna y la flora. Por ejemplo, los agentes de conservación tienen facultades delegadas para arrestar, los guardias tienen la responsabilidad de vigilar el acceso al territorio, los asistentes de conservación tienen el mandato de proteger la fauna y su hábitat con facultades de inspección y decomiso, etcétera. La reglamentación evoluciona a medida que se precisan los conocimientos sobre la biología de las especies. Las normas se revisan periódicamente para ajustar las reglas de uso a la situación concreta de las especies y quienes las utilizan.

Se han elaborado varios programas especiales en respuesta a problemas específicos. Por ejemplo, se establecieron programas en ciertas regiones donde animales de caza, como el ciervo y el alce, destruían el alimento del ganado, ocasionando fuertes pérdidas para sus propietarios. De este modo nacieron programas como "USE RESPECT" de Alberta. Este programa permite a los ganaderos que enfrentan este problema abrir sus propiedades a cazadores, con la certeza de que se respetarán sus derechos como propietarios. También se han establecido programas especiales de manejo de la fauna en algunas provincias. Por ejemplo, el Fideicomiso para la Pesca y la Vida Silvestre (Fish and Wildlife Trust Fund) de Alberta, financiado mediante donaciones y un impuesto especial sobre la venta de permisos de caza y pesca, está administrado por una asociación sin fines de lucro que representa a los aficionados a los espacios al aire libre de Alberta. En Quebec, recientemente se otorgó un arrendamiento de derechos exclusivos a una sociedad para el manejo de la caza del ganso blanco en un territorio muy delimitado.

En Canadá, las comunidades indígenas gozan de derechos particulares en lo que se refiere a la caza y la pesca. Estos derechos se derivan de diversos tratados y de títulos indígenas reconocidos por la Suprema Corte de Canadá, aunque su alcance preciso sigue siendo incierto.

Especies amenazadas y en peligro de extinción

Los dos órdenes de gobierno, el federal y el provincial, tienen la responsabilidad de proteger las especies amenazadas y en peligro de extinción.

Federal

En diciembre de 2002, el Parlamento federal adoptó la Ley de Especies en Peligro (Species at Risk Act o Loi sur les espèces en péril), concluyendo así un proceso legislativo encaminado a la protección de las especies en peligro de Canadá y su hábitat esencial que duró nueve años. La nueva ley, que entrará en vigor en 2003, contiene disposiciones sobre la evaluación científica y registro de las especies, su restablecimiento, la protección de su hábitat esencial, las indemnizaciones, los permisos y la aplicación. La Ley de Especies en Peligro es uno de los tres elementos de la estrategia federal para proteger las especies en peligro.

El segundo elemento se deriva del Acuerdo Pancanadiense para la Protección de las Especies en Peligro (Accord for the Protection of Species at Risk o Accord pancanadien pour la protection des espèces en péril), de 1996, en virtud del cual el gobierno de Canadá colabora con las provincias y territorios en la formulación de una estrategia común en materia de protección de las especies en peligro en Canadá, lo que incluye leyes y programas complementarios de protección del hábitat y de las especies. En este acuerdo se establecen los compromisos para designar las especies en peligro, proteger su hábitat y elaborar planes de restablecimiento. Los gobiernos convinieron en adoptar el papel de guías en la formulación de leyes, reglamentos, políticas y programas complementarios que permitan identificar y proteger las especies amenazadas o en peligro de extinción, así como su hábitat esencial.

En el marco del Acuerdo, los gobiernos federal, provinciales y territoriales convinieron en coordinar las actividades mediante la creación del Consejo Canadiense para la Conservación de las Especies en Peligro (Canadian Endangered Species Conservation Council o Conseil canadien pour la conservation des espèces en péril). Este consejo está integrado por los ministros federales de Medio Ambiente, de Pesca y Océanos y de Patrimonio, así como los ministros provinciales y territoriales de Vida Silvestre. El mandato del Consejo consiste en establecer una directriz nacional para la protección de las especies en peligro. El Consejo tiene responsabilidades precisas relativas a la identificación y el restablecimiento de las especies en peligro y a la coordinación de las acciones entre todas las partes. También sirve como foro para la solución de cualquier controversia que pueda surgir en el contexto de la instrumentación del Acuerdo.

El tercer elemento esencial de la estrategia federal es el resguardo, una de las piedras angulares de la perspectiva del gobierno canadiense en materia de protección de especies. El Programa de Resguardo de Canadá (Stewardship Program o Programme d'intendance), aprobado por los ministros de Vida Silvestre federal, provinciales y territoriales en 2002, invita a los canadienses a unir sus esfuerzos en torno del paisaje a fin de proteger el hábitat, favorecer el restablecimiento de las especies en peligro y conservar el patrimonio natural de Canadá. Como ejemplo, podemos mencionar el Programa de Resguardo del Hábitat de Especies en Peligro (Habitat Stewardship Program for Species at Risk o Programme d'intendance des habitats pour les espèces en péril) del gobierno federal, que financia proyectos que favorecen la conservación del hábitat y el resguardo. En los últimos años, se han aprobado cientos de proyectos en los que participan organizaciones indígenas, propietarios de tierras, empresas, el sector privado y organizaciones no gubernamentales.

Estos esfuerzos están encaminados, entre otras cosas, a la aplicación de los tratados multilaterales sobre especies en peligro, como el Convenio sobre la Diversidad Biológica, de 1992, y la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), de 1975. El objetivo de este último convenio es prevenir la sobreexplotación de las especies en peligro mediante la reglamentación de su comercio internacional. Asimismo, Canadá vela por la aplicación de diversas obligaciones derivadas de otros tratados, entre otros, la Convención sobre Humedales de Importancia Internacional, sobre todo como hábitat de aves acuáticas, de 1971, comúnmente conocida como Convención Ramsar.

La Ley para la Protección de Especies Animales o Vegetales Silvestres y la Reglamentación de su Comercio Internacional e Interprovincial (Wild Animal and Plant Protection and Regulation of International and Interprovincial Trade Act o Loi sur la protection d'espèces animales ou végétales sauvages et la réglementation de leur commerce international et interprovincial), de alcance federal, incluye los requisitos de expedición de permisos del CITES. El objetivo de esta ley es la protección de las especies silvestres canadienses y extranjeras contra el comercio ilegal y de los ecosistemas naturales de Canadá contra la introducción de especies nocivas.

El gobierno federal también preparó, en colaboración con las provincias, una Estrategia Canadiense sobre Biodiversidad. En ella se subrayan las acciones emprendidas por los gobiernos tanto federal como provinciales a fin de hacer respetar las obligaciones establecidas en la Convención sobre la Diversidad Biológica. En 1998, se publicó un informe, titulado La conservación de la biodiversidad de las especies silvestres (Conserving Wildlife Diversity o La conservation de la biodiversité des espèces sauvages), en el que se da cuenta de los avances en lo que respecta a la aplicación de la estrategia canadiense en materia de biodiversidad.

Provincias

Sólo algunas provincias tienen su propia ley sobre especies amenazadas, entre las que destacan Ontario, Nueva Brunswick, Manitoba y Quebec. En ciertos casos, estas leyes contienen varias listas de evaluación de especies silvestres. Estas listas incluyen especies amenazadas, sensibles o vulnerables, así como otras que no se consideran en riesgo, pero para cuyo manejo se tienen en cuenta los usos particulares que les da la gente. En el caso de infracciones a estas leyes, se prevén procedimientos para que los inspectores decomisen material biológico, así como medidas de conservación de las pruebas y plazos suficientes para entablar una demanda después del decomiso del material biológico. Varias provincias tienen su propia base de datos sobre el patrimonio natural, lo que asegura el manejo de las especies amenazadas o vulnerables y su hábitat, y forman parte de una red de base de datos sobre conservación distribuidos en los estados de Estados Unidos y varios países centroamericanos.

Arriba Arriba


17.3 Protección y gestión de las pesquerías marinas

 

You are currently analyzing candian documentation  comparar Mexico  comparar Mexico



El gobierno federal es el principal responsable en lo que respecta a la gestión de las actividades de pesca marina, incluidas las reservas de salmón, importantes desde el punto de vista tanto comercial como cultural, y que abarcan distancias considerables en las aguas continentales. Las leyes federales en materia de pesca marina son la Ley de Pesca (Fisheries Act o Loi sur les pêches) y la Ley para la Protección de Pesquerías Costeras (Coastal Fisheries Protection Act o Loi sur la protection des pêches côtières).

El Ministerio de Pesca y Océanos de Canadá expide los permisos correspondientes para el ejercicio de actividades pesqueras. Este ministerio debe supervisar e instrumentar los programas de conservación de recursos y verificar que los titulares de un permiso respeten sus condiciones. En caso de infracción, se podrán imponer sanciones, entre otras, la suspensión, la anulación, la no expedición de los permisos solicitadas y la reducción de los cuotas de pesca. En los casos de violación de las disposiciones aplicables, podrán imponerse sanciones a fin de proteger el interés público y los intereses de todos los titulares de un permiso de pesca. Aunque en el pasado rara vez se impusieron sanciones, una nueva política del Ministerio de Pesca y Océanos otorga a los directores regionales de pesca la facultad legal para imponer sanciones con mayor rapidez. También se puede iniciar un proceso judicial cuando se violan las reglas en materia de pesca. La Guardia Costera Canadiense (Canadian Coast Guard o Garde côtière canadienne) puede decomisar la embarcación del infractor en espera del resultado del proceso. Si el tribunal ordena devolver la embarcación a su propietario mientras finalizan las diligencias, el Ministerio de Pesca y Océanos puede exigir, a título de garantía, el depósito de una suma equivalente al valor de la embarcación decomisada.

En lo que respecta al manejo de poblaciones de salmón, se han emprendido varias iniciativas -como el Tratado sobre el Salmón del Pacífico (Pacific Salmon Treaty o Traité du saumon du Pacifique) firmado con Estados Unidos en 1985, el Plan de Manejo de las Poblaciones de Salmón (Salmon Stock Management Plan o Plan de gestion des stocks de saumon) de 1986, el Programa de Recuperación de Salmónidos (Salmonid Enhancement Program o Programme de mise en valeur des salmonidés), el Comité Examinador de la Evaluación de Poblaciones del Pacífico (Pacific Stock Assessment Review Committee o Comité d'examen de l'évaluation des stocks du Pacifique), los Lineamientos para la Pesca Costera en los Bosques de Columbia Británica (B.C. Coastal Fisheries Forestry Guidelines) y la Estrategia para la Pesca Indígena (Aboriginal Fisheries Strategy)- con miras a manejar con mayor eficacia estas reservas. La prioridad fundamental de la Ley de Protección de los Peces (Fish Protection Act) de Columbia Británica, promulgada en 1997, es proteger los peces asegurando que tengan corrientes de agua limpias para su reproducción. Asimismo, Quebec tiene un programa conjunto con el gobierno federal que permite retirar permisos de pesca comercial de salmón mediante su recompra. El objetivo de este programa es que se abandone la pesca comercial en beneficio del desarrollo de la pesca deportiva, que es más rentable, asegura la conservación de los recursos y, al mismo tiempo, favorece el regreso de los salmones a sus ríos de origen.

Hay otras iniciativas en materia de pesca en otros sectores bajo jurisdicción canadiense. La Organización Pesquera del Atlántico del Noroeste (Northwest Atlantic Fisheries Organization u Organisation des pêches de l'Atlantique nord-ouest) regula las actividades pesqueras en la región de los Grandes Bancos de Terranova. En junio de 1994, se reformó la Ley para la Protección de Pesquerías Costeras a fin de otorgar al gobierno federal de Canadá la autoridad necesaria para adoptar reglamentos para la conservación de poblaciones de peces a lo largo de la zona que toca el límite de los 321.86 kilómetros.

Arriba Arriba


17.4 Protección de hábitats y ecosistemas

 

You are currently analyzing candian documentation  comparar Mexico  comparar Mexico



(Véanse también los apartados 16.3: Áreas protegidas y parques nacionales y 9.7: Protección de los ecosistemas de agua dulce, así como el capítulo 15: Planeación y gestión del uso de tierras privadas)

Desde que fue modificada en 1994, la Ley de Especies Silvestres permite la protección de los ecosistemas marinos ubicados en la zona comprendida entre 22.2 y 370.4 kilómetros de la costa.

El gobierno federal se comprometió a proteger 12 por ciento del territorio canadiense por medio de una red de áreas protegidas, para preservar sitios representativos de los ecosistemas del país. Esta meta se fijó en función de los objetivos establecidos en el informe de la Comisión Brundtland, el Tercer Congreso Mundial de Parques Nacionales y Áreas Protegidas y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. En el ámbito federal, hay un programa de donaciones ecológicas, que permite a las empresas y a los particulares donar tierras ecológicamente frágiles a organismos pertinentes. A cambio, el donador recibe un crédito sobre impuestos federales equivalente al valor de la donación.

La mayoría de las provincias se comprometieron formalmente a alcanzar el objetivo de 12 por ciento, crearon instituciones y adoptaron planes para incrementar el número y la superficie de los territorios protegidos. Actualmente hay una serie de medidas de protección legal de las tierras, ya sea que se trate de parques nacionales, distintos tipos de parques provinciales, áreas de manejo de la fauna, reservas ecológicas o espacios recreativos en los bosques. El nivel de protección varía mucho en función del grado de intervención humana al que se someterá el territorio.

Por otro lado, diferentes programas provinciales contribuyen a la restauración y el mejoramiento de ciertos hábitats. Cabe mencionar, por ejemplo, el Plan Conjunto de Hábitats del Este de Ontario y Quebec (Plan conjoint des habitats de l'Est de l'Ontario et du Québec), el Programa de Desarrollo Económico del Salmón de Quebec (Programme de développement économique du saumon du Québec), el Plan de Acción en Materia de Conservación de los Humedales de los Grandes Lagos (Great Lakes Wetlands Conservation Action Plan o Plan d'action en matière de conservation des terres humides des Grands Lacs) de Ontario, etcétera. En ocasiones, hay ecosistemas únicos que se vuelven objeto de una estrategia federal-provincial de conservación. En este sentido, destaca el caso de la isla de Sable en Nueva Escocia. Un acuerdo celebrado en 1998 entre el gobierno federal y la provincia de Nueva Escocia asegura el manejo a largo plazo de la isla, fundamentando en su conservación todas las decisiones que se tomen en el futuro.

Arriba Arriba






 
2003