Resumen de derecho ambiental en Canadá

Regreso a la página Resumen de derecho ambiental en América del Norte

chapitre:  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25

23 Instalaciones militares o federales

 

You are currently analyzing candian documentation  comparar Mexico  comparar Mexico



Los miembros de las instituciones federales están sujetos, como todos los canadienses, a la Ley Canadiense de Protección Ambiental de 1999 (Canadian Environmental Protection Act, CEPA, o Loi canadienne sur la protection de l' environnement) en su conjunto. Por consiguiente, los reglamentos sobre sustancias tóxicas, combustibles, descargas en el mar y otras sustancias se aplican también a las instituciones federales y sus operaciones. Su cumplimiento de la ley es objeto de un control y las infracciones a la CEPA 1999 cometidas por sus miembros pueden ser motivo de un proceso judicial como cualquier otra infracción.

Sin embargo, la Parte 9 de la CEPA 1999 se aplica específicamente a las operaciones del gobierno de Canadá. Regula los ministerios, los organismos, las sociedades del Estado y las comisiones, así como las actividades y las empresas federales, las tierras indígenas y las partes que ocupan o utilizan el territorio propiedad de la nación, es decir, las instituciones del gobierno de Canadá y las operaciones bajo jurisdicción federal.

La Parte 9 es necesaria porque en virtud de la Constitución de Canadá, las leyes en materia ambiental de las provincias no se aplican en general al gobierno federal. En otras palabras, las operaciones federales, el territorio propiedad de la nación y los territorios indígenas no están sujetos a los reglamentos o a los sistemas de regímenes de permisos provinciales que regulan las emisiones, los efluentes, las emergencias ambientales, el manejo de residuos y otras sustancias presentes en el medio ambiente. La Parte 9 de la CEPA llena este vacío y sujeta, desde el punto de vista ambiental, las instalaciones federales, el territorio propiedad de la nación y las tierras indígenas al mismo tipo de reglamentos que deben cumplir las entidades de jurisdicción provincial o territorial.

Asimismo, la Parte 9 permite adoptar reglamentos o directrices en materia de medio ambiente que se aplican exclusivamente a las instituciones federales, para que éstas "procuren que sus operaciones y actividades en el territorio propiedad de la nación y las tierras indígenas respeten los principios de prevención de la contaminación y protección del medio ambiente y la salud humana" (CEPA 1999, preámbulo).

La Parte 9 confiere al gobernador en consejo (el gabinete federal) vastas facultades para promulgar, especialmente para las instituciones federales, reglamentos sobre:

Además, en la Parte 9 se estipula que el ministro debe fijar objetivos, establecer códigos de prácticas y emitir directrices que se apliquen especialmente a las instituciones federales. Por otra parte, desde 1980, la política federal sobre el uso del territorio se aplica a las instalaciones federales. Esta política se concentra en minimizar los impactos ambientales relativos a la adquisición, el uso y la disposición de los terrenos federales.

Por su parte, en 1992 el ministerio canadiense de la Defensa Nacional (Department of National Defence o Défense Nationale) adoptó una política ambiental para las Fuerzas Canadienses y la Defensa Nacional. Ese mismo año, el ministro de la Defensa Nacional estableció el Comité Consultivo de la Defensa sobre Medio Ambiente para pronunciarse sobre el impacto ambiental de las actividades y las operaciones de su ministerio. En diciembre de 1994, se dio a conocer el Libro Blanco sobre la Nueva Política de Defensa (White Paper on the New Defence Policy o Livre blanc sur la nouvelle politique de défense). Al mismo tiempo, se publicó una evaluación ambiental de este Libro Blanco.

Desde 1985, el Ministerio de la Defensa Nacional ha llevado a cabo estudios (auditorías ambientales) sobre las operaciones en curso. En estos estudios se analizan los puntos fuertes y débiles de las actividades de la Defensa Nacional, se evalúan los daños ecológicos que pueden ocasionar y se hacen recomendaciones en favor de una explotación más respetuosa del medio ambiente. Se ha evaluado cada base militar y se ha establecido una lista de prioridades para corregir las deficiencias observadas en las operaciones actuales, planear la limpieza de la contaminación pasada y reducir o eliminar la contaminación en el futuro. Estos estudios ambientales se llevaron a cabo según lo dispuesto por la CEPA y la política del Ministerio de la Defensa Nacional.

Respecto a las actividades de limpieza, una base de datos sobre terrenos contaminados proporciona al Ministerio de la Defensa Nacional información sobre los terrenos contaminados existentes, las descargas y las medidas de notificación. La Defensa Nacional continúa participando en la limpieza de terrenos militares extranjeros abandonados, entre ellos, varias estaciones de radares. Asimismo, la Marina puso en práctica el Plan de Protección del Medio Ambiente Marino para manejar con mayor eficacia el problema de los desechos y la manipulación del combustible proveniente de embarcaciones.

El Ministerio de la Defensa Nacional trabaja además en la reducción de sus desechos y su consumo de energía y agua, así como en el mejoramiento de la protección de los bosques y los hábitats sensibles bajo su control.

El Ministerio de la Defensa Nacional firmó un Memorando de Entendimiento con el Ministerio de Medio Ambiente de Canadá (Environnement Canada o Environment Canada) con el propósito de que las Fuerzas Canadienses presten asistencia en caso de una emergencia ambiental. A solicitud del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá, los militares ayudarán a las dependencias civiles y el sector privado aportando equipo, transporte y sistemas de comunicación. Las Fuerzas Canadienses también realizan operaciones de monitoreo ambiental en relación con las causas y efectos de la contaminación en el territorio canadiense.

Arriba Arriba






 
2003